A 25 años de la muerte de Walter Bulacio y en pleno juicio por la muerte de Ismael Lucena y las lesiones y amenazas contra Marcelo López, andhes repudia enérgicamente la violencia policial

La organización de derechos humanos recordó el aniversario n° 25 del tristemente célebre episodio que terminó con la vida de Walter Bulacio en manos de la policía Federal, producto de una detención arbitraria en un recital de los Redonditos de Ricota. Paradójicamente, este aniversario, coincide temporalmente con el debate oral y público por un caso emblemático de violencia policial para Tucumán, en el que 5 policías de la provincia son juzgados por el homicidio de Sergio Ismael Lucena y las lesiones y amenazas a Marcelo López. En este marco,  desde andhes volvieron a hacer público su más enérgico repudio a la violencia institucional en todas sus formas y, más específicamente, a la violencia policial.
Desde el Área de Seguridad y Derechos Humanos de la organización manifestaron que “resulta lamentable que, con métodos propios de una dictadura militar, las fuerzas policiales continúen aún hoy ejerciendo prácticas de tortura y utilizando las detenciones arbitrarias para extraer información, amedrentar o amenazar, “adoctrinar” o, lisa y llanamente, “ajusticiar” o castigar a los jóvenes”.
Asimismo, desde la ONG recordaron que, a pesar de que el Estado argentino ha sido encontrado responsable internacionalmente por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2003 por el “caso Bulacio” y esta ordenó al nuestro país: “garantizar que no se repitan hechos como los del presente caso, adoptando las medidas legislativas y de cualquier otra índole que sean necesarias para adecuar el ordenamiento jurídico interno a las normas internacionales de derechos humanos, y darles plena efectividad”, preexisten actualmente leyes inconstitucionales como la Ley de Contravenciones de Tucumán. Al respecto, desde la organización de derechos humanos expresaron que “estos instrumentos posibilitan las detenciones arbitrarias y  los casos de tortura y malos tratos que se cometen en Tucumán, Jujuy y muchas otras provincias argentinas, a manos de miembros de las fuerzas de seguridad, que siguen constituyendo uno de los problemas que más gravemente afectan y condicionan la vigencia de los derechos humanos de amplios sectores de la sociedad – generalmente jóvenes de escasos recursos, que viven en barrios  estigmatizados y criminalizados por la propia fuerza-“.
Finalmente, la Directora Ejecutiva de la organización indicó que “tanto la búsqueda de justicia por la muerte de Walter Bulacio en Buenos Aires, como la de Ismael Lucena en Tucumán son una referencia en la lucha contra la violencia institucional, la brutalidad policial, y la impunidad, y serán hoy y siempre, banderas de organizaciones de Derechos Humanos como la nuestra”. Ni un pibe menos, basta de violencia policial.
—————————————————————————————————————————————–
Para colaborar con acciones destinadas a Seguridad y Derechos Humanos, hacé click en la siguiente imagen, y enteráte cómo podes ayudar:
SEGURIDAD Y DERECHOS HUMANOSmmm
 

Ingrese su búsqueda y presione enter.
EnglishFrançaisDeutschEspañol