Jueves, 31 de diciembre de 2020

La declaración del ASPO y la situación general que significó la llegada de una pandemia a nuestras vidas significaron un gran desafío para todxs. Como organización, no nos fue para nada indiferente y,desde el principio, buscamos la mejor manera de seguir cumpliendo nuestro rol: los planes de contingencia, nuestras redes e intensificar los esfuerzos fueron nuestra mejor estrategia para monitorear, exigir, defender y  promover el cumplimiento de los derechos humanos en el Noroeste argentino.

Este fin de año atípico nos encuentra, celebrando la sanción de una ley que viene a zanjar una deuda histórica del Estado argentino con las personas con capacidad de gestar, el paso de la ILE  a la IVE, porque finalmente el Congreso aprobó una ley por el derecho a decidir, acercándonos un aire muy necesario de que la justicia social es posible. Porque la ampliación y consolidación de derechos es nuestra misión, porque entendemos la democracia como un terreno de lucha y participación, desde Andhes no queremos dejar el 2020 se vaya sin celebrar sus logros, y sin dejar de recordar aquellas deudas pendientes, aquellas causas, derechos y libertades que aún tenemos que conquistar.

Una de las primeras acciones que llevamos adelante fue un análisis de lo que la pandemia heredó. Un acercamiento en clave de derechos humanos al COVID-19 en el Noroeste argentino, para entender mejor el escenario en el que nos encontrábamos. Más adelante, nos concentramos en lo que sucedía en calles y casas de nuestras provincias, a través de un relevamiento sobre el impacto en los sectores más vulnerables en Jujuy y Tucumán

También fue necesario poner el ojo en lo que sucedía en el escenario económico,para esto organizamos un diálogo abierto con dos invitados de lujo, Juan Pablo Bohoslavsky y Gonzalo Casas. Además, realizamos un monitoreo de precios sobre productos de consumo diario, y buscamos contribuir a que las empresas mantengan los protocolos establecidos para el cuidado de sus trabajadores, especialmente en mineras y citrícolas. Incluso denunciamos ante el Grupo de Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas la situación en extremo preocupante en las mineras Exar y Ledesma.  

Una de nuestras principales preocupaciones fue la violencia policial. Denunciamos la criminalización de la política sanitaria en Tucumán y Jujuy, donde observamos el incremento del abuso y la arbitrariedad de las fuerzas de seguridad. Walter Nadal y Luis Armando Espinoza se transformaron en dos casos emblemáticos de la brutalidad policíaca en Tucumán. En Jujuy, policías detuvieron a una chica trans por violar cuarentena y la abusaron sexualmente. Lanzamos nuestro pedido por menos violencia y más seguridad, y en Jujuy, a través de un habeas corpus, logramos que se consideren las recomendaciones de diferentes organismos nacionales e internacionales en materia de derechos humanos para las personas privadas de su libertad. 

Otro eje de nuestro trabajo es el acompañamiento a los pueblos originarios y las comunidades campesinas. Denunciamos la violencia contra miembros de la Comunidad Indio Colalao y la represión a la comunidad indígena Tusca Pacha en Jujuy. También presentamos el corto Mujeres Samilantas, Suriwarmikuna, que fue seleccionado para participar en la 8ª Muestra de Cine y Video en Defensa de la Vida y el Territorio, en Guatemala. Por otro lado, acompañamos a la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) y reclamamos justicia por Juan Carlos “Cheta” González, campesino tucumano asesinado por un ex policía provincial. También acompañamos el pedido por la ley de Reparación de la Agricultura Familiar Campesina.

Este año no hubo marcha del 24 de marzo pero la lucha por la memoria y la justicia no entiende de aislamiento. A 44 años del golpe de estado cívico-militar, se logró la sentencia en la Megacausa 14: fueron juzgados y condenados 16 ex militares, gendarmes y policías por violaciones masivas y sistemáticas a los derechos humanos desde el comienzo del Operativo Independencia, en febrero de 1975, hasta mediados de 1977. No todo fue celebración: 9 de los imputados fueron absueltos.

Porque nos ocupan los derechos de las niñez y las adolescencias, desde el Colectivo de Derechos de Infancia y Adolescentes de Argentina junto a UNICEF coordinamos la investigación “Las voces de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes ante el Covid-19”, en el que relevamos el acceso a derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes de todo el país. Para evitar que la brecha siga acrecentando las desigualdades, presentamos un amparo en Tucumán que busca garantizar el acceso a internet a niños y niñas de barrios populares y comunidades indígenas. Además, ante las muertes evitables de tres niñas víctimas de violencia en Tucumán, propusimos ocho recomendaciones para  fortalecer el Sistema  de protección integral de niñez

Por otro lado, este año continuamos nuestro trabajo de atención y acompañamiento a las personas migrantes que ingresan a nuestro país a través de la frontera con Jujuy. A nuestras actividades, sumamos la implementación de capacitaciones a organizaciones sociales, para promover el buen trato y la inclusión social de las personas migrantes y refugiadas en la provincia. 

Finalmente, la agenda feminista fue imparable. Este año se aprobó el cupo laboral trans en el Poder Judicial y conseguimos la adhesión a la Ley Micaela

en Tucumán. Celebramos los 10 años de la Ley de Matrimonio Igualitario. Desde Andhes acompañamos la campaña #nombrarte para recordar el transfemicidio de Diana Sacayán y solicitamos en la justicia el cambio de la actual carátula en la causa de Ayelén Gómez de homicidio simple por la figura de Transfemicidio. 

En el contexto de pandemia, se incrementaron los femicidios y las violencias de género en todo el país. Fuimos a la Relatoría Especial de las Naciones Unidas para reclamar por el femicidio de Paola Tacacho, porque su asesinato fue producto de la ineficacia estatal para prevenir la violencia de género. 

Desde marzo trabajamos, junto a Cladem, el proyecto “Acceso a la Justicia para mujeres cis, trans y lesbianas en situación de violencia en el Noroeste Argentino. Del diálogo a la acción” que se propone trabajar junto a 40 mujeres cis, trans y lesbianas de Tucumán y Jujuy  para analizar los obstáculos que tienen para el acceso a la justicia y formar capacitadoras legales comunitarias. Además, propusimos un análisis sobre el presupuesto destinado a erradicar las violencias de género en la provincia de Jujuy.

¡Y, por si esto fuera poco, seguimos celebrando que ya ES LEY! 

Porque la ampliación y consolidación de derechos es nuestra misión, porque entendemos la democracia como un terreno de lucha y participación, desde Andhes queremos cerrar este año celebrando el accionar diario, y estos pequeños y grandes logros que no hubieran sido posibles sin tu colaboración.

Gracias por confiar en nosotrxs y acompañarnos en este camino, que 2021 nos vuelva a encontrar con más fuerzas para seguir avanzando en la conquista de nuestros derechos.

PODÉS APOYAR A ANDHES HOY. HACÉ TU DONACIÓN

Ingrese su búsqueda y presione enter.
EnglishFrançaisDeutschEspañol