Los pueblos originarios ya son reconocidos en la Constitución de Tucumán

Finalmente y luego de mucho trabajo, sacrificio y compromiso, los derechos de las comunidades indígenas ya están asentados en la Constitución de Tucumán. Este hecho histórico es el resultado del desafío que se propuso ANDHES junto a las 16 comunidades de la provincia en octubre de 2003.
ANDHES trabajó y acompañó a las comunidades durante el proceso de reforma: A nivel institucional es la primera vez que la Ley Fundamental de la provincia de Tucumán, vigente desde 1907 con reforma en 1990, recepta los derechos fundamentales de un grupo sistemática y tradicionalmente vulnerado y excluido desde el Estado, por ende es un acontecimiento histórico la consagración constitucional local de estos derechos. La sociedad tucumana hoy sabe que las comunidades existieron y existen y que les interesa participar activamente de la vida democrática actual.
Las comunidades presentaron un texto que iba más allá del artículo de la Constitución Nacional (art.75, inc.17), la propuesta de ellos fue elaborada y pensada de acuerdo a las necesidades propias. Si bien este no fue tomado textualmente, el que incorporaron en la provincial (Capítulo Quinto art.136), es más específico que el nacional.
 
Repercusión social

Algunas de las actividades programadas que se realizaron abarcaron aspectos educativos, culturales y sociales. Las comunidades percibieron otra reacción en Tucumán, notaron  un cambio de actitud en el Gobierno y en la sociedad. En estos encuentros percibieron que había falta de información. Siempre estábamos a escondidas, a algunos les servía que no aparezcamos. Ahora estamos alerta y con más herramientas para defender lo nuestro.  En el caso de la usurpación de las tierras, cada vez que hay un intento de desalojo o compra sospechosa o ilegal, lo consultamos entre todos y averiguamos por otros lados, explicaron los integrantes de las comunidades.
Historia de los pueblos
La historia de nuestra provincia esta sustentada en los hechos ocurridos hace mas de 470 años cuando nuestros mayores fueron sometidos por la fuerza y en muchos casos desterrados hacia otros lugares, y nuestra Pachamama fue apropiada por quienes llegaron desde el viejo mundo. Este sistema de apropiación territorial no se modificó con la  revolución libertadora, y tiene continuidad hasta hoy. Este proceso llevó a nuestro pueblo a la desintegración y pérdida de muchos de los valores propios, incluso el idioma, con ello la desvalorización de nuestra identidad y la transculturalización por la imposición de nuevas formas de vida. Sin embargo somos una realidad del presente, ya que nos encontramos en distintos departamentos como Trancas, Tafí del Valle y Lules. Integramos alrededor de 16 comunidades con una población aproximada de 20.000 habitantes, que conservamos aspectos muy importantes de nuestra cultura como las técnicas del trabajo, el arte, la medicina, la espiritualidad y diferentes formas de practicar los derechos colectivos en nuestros territorios tradicionales. Somos descendientes de los Pueblos Diaguita y Lule”.

Ingrese su búsqueda y presione enter.
Share
EnglishFrançaisDeutschEspañol