Exigimos la aparición con vida de Luis Espinoza

Miércoles, 20 de mayo de 2020

Desde el viernes 15 de mayo, Luis Armando Espinoza se encuentra desaparecido luego de una represión policial en la localidad Mecho, en el sur de Tucumán. Luis tiene 31 años y es trabajador rural.

Ese día a la tarde, Luis salió de su casa de la localidad de Rodeo Grande (departamento Simoca), para ir al paraje “El Melcho”, 70 kilómetros al sur de la capital tucumana. Había ido hasta allí en caballo junto a su hermano Juan a realizar un trámite.Cuando volvían, se cruzaron con gente que escapaba de un procedimiento policial en una carrera de caballo no autorizada. Ambos se quedaron parados viendo lo que sucedía. Sin embargo, policías los bajaron de sus caballos y comenzaron a golpear a Juan. Luis intervino para impedir que sigan golpeando a su hermano quien, por los golpes recibidos, se desmayó poco después de haber escuchado un disparo y un grito. Ese grito sería de Luis. Cuando se despertó, ya no vio a su hermano y él estaba esposado. Así lo tuvieron la siguiente hora y media.

La zona donde fue golpeado Juan fue acordonada por policías, como se hace en una escena de crimen. En ese lapso de una hora y media, ingresó una camioneta Kangoo gris con dos policías. Al rato, sin la presencia de autoridades judiciales desacordonaron el lugar y abandonaron la zona. La última vez que Juan vio a Luis fue cuando policías lo golpeaban.

La denuncia está radicada en la Fiscalía I del Centro Judicial Monteros bajo la carátula “presunta desaparición de persona”. Ocho policías fueron separados de su cargo y puestos a disposición de la justicia, aunque ninguno se encuentra privado de su libertad. Se dispuso el secuestro de ocho armas reglamentarias de los agentes que prestaban servicios en la dependencia de Monteagudo, incluidas las del comisario y del subcomisario. También se retuvo la camioneta Kangoo, el libro de guardia y una escopeta Ithaca.

Desde Andhes consideramos este hecho de alta gravedad institucional. Estamos ante una posible desaparición forzada de persona y por lo tanto requiere la inmediata puesta en marcha de todos los mecanismos estatales para saber de inmediato lo sucedido.

Las desapariciones forzadas de personas no suceden solamente en contextos de terrorismo de Estado o de dictadura. Aun en tiempo de democracia y de control civil de las fuerzas armadas y de seguridad, sus miembros tienen la capacidad de, en el contexto de procedimientos legales o no, privar de la libertad a un ciudadano, ocultar esa privación y dejar a esa persona fuera de la protección de la ley. 

Para que se configure este delito deben concurrir tres presupuestos que se cumplen en el caso de Espinosa: que se prive a una persona de su libertad; que exista intervención o apoyo estatal; y la negativa de reconocer la detención y de revelar la suerte o paradero de la persona.

Desde el comienzo del Aislamiento  Social, Preventivo y Obligatorio, ANDHES viene reclamando por el accionar violento y discriminatorio de las fuerzas de seguridad, en los procedimientos para asegurar su cumplmiento. Esta situación nos llevó a realizar pedidos de informes ante la Corte Suprema de Justicia provincial, el Ministerio de Seguridad y el Ministerio Público Fiscal sobre el accionar policial y los protocolos de actuación para los casos en los que se procedía a la detención de personas. Asimismo, denunciamos ante el Comité Nacional de Prevención de la Tortura, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y autoridades locales casos de violencia policial en esos mismos procedimientos. Por esta situación, ANDHES presentó también un habeas corpus colectivo ante la Corte Suprema provincial, donde se advertía, entre otras cuestiones que el accionar violento y selectivo de la policía tucumana importaba un riesgo para la integridad física de las personas detenidas. Sin embargo, el Habeas Corpus fue girado a un Juzgado de Instrucción, donde finalmente fue rechazado. 

En una provincia como Tucumán, con la herida de la última dictadura cívico-militar que aún no cerró, la desaparición de una persona no puede volver a ocurrir. Este hecho muestra nuevamente, lo que venimos denunciando sistemáticamente, las fuerzas de seguridad que actúan fuera de la ley y sin ningún control por parte del poder político.

Exigimos que el estado disponga de todos sus recursos para buscar a Luis Espinoza, delimitar qué pasó y quiénes son los responsables. También reclamamos el apartamiento de la policía provincial de la investigación y la inmediata participación de fuerzas federales o del equipo de investigación forense del Ministerio Publico Fiscal

Solicitamos se tomen en cuenta “Los principios rectores para la búsqueda de personas desaparecidas” del Comité de la ONU contra la desaparición forzada de persona que identifican mecanismos, procedimientos y métodos para la implementación del deber jurídico de buscar a las personas desaparecidas.

Andhes ya se comunicó y se puso a disposición de la familia y reitera su compromiso público con los derechos humanos. En Tucumán falta Luis Espinoza y reclamamos su aparición con vida.

Ingrese su búsqueda y presione enter.
Share
EnglishFrançaisDeutschEspañol