En Tucumán se reconoció judicialmente la posesión ancestral del territorio de la Comunidad Indígena Quilmes (CIQ)

Andhes celebra una importantísima decisión de la justicia tucumana que, mediante la aplicación de la Ley 26.160, reconoce la posesión ancestral del territorio de la Comunidad India Quilmes, al tiempo que suspende los desalojos en la localidad de Colalao del Valle.
El juzgado en lo Civil y Comercial Común de la IIª Nominación, resolvió sobre una acción posesoria presentada por andhes sobre territorios de la CIQ. El fallo resuelve favorablemente la medida de no innovar incluida en la acción, razón por la cual queda suspendida toda posibilidad de desalojo en Colalao del Valle.
El juzgado basó su resolución en la ley 26.160 lo cual implica dos logros trascendentales. Por un lado el freno la posibilidad de desalojos en ese territorio, en tanto esta ley “ordena la suspensión de ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras que ocupan las comunidades indígenas originarias del país”.
Por otro lado, y fundamentalmente, al aplicar esta ley el fallo echa por tierra las artimañas legales que suelen utilizar quienes pretenden adueñarse de esas tierras, esto es, el inicio de acciones legales en contra personas individuales (y no contra la comunidad indígena) para activar la vía civil y evitar así todo el derecho comunitario que asiste a las Comunidades Originarias en nuestro país.
 
En riesgo de desalojo
Por cuarta vez en dos años, la Comunidad India Quilmes se encontraba en riesgo de ser desalojada de sus territorios. El tercer y último intento de desalojo, llevado adelante el en abril, fue un operativo de suma violencia sobre los integrantes de la comunidad. El expediente que ordenaba el lanzamiento por cuarta vez de la medida, se encontraba en el juzgado de Documentos y Locaciones de la 3º Nominación, a cargo de Juan Carlos Peral, y sólo restaba la efectiva concreción de la orden.
Ante esto, andhes (Abogados y Abogadas del NOA en Derechos Humanos y Estudios Sociales) presentó, en el mes de julio, una Acción de Posesoria acompañada por la medida de no innovar, solicitando la suspensión de los desalojos tal cual lo ordena la Ley 26160.
En la jornada de ayer, el juez Arraya resolvió “hacer lugar a la medida de no innovar” y dispuso que “se abstenga de realizar todo acto que implique lanzamiento de los miembros de la CIQ y de todo territorio que ocupe ancestralmente de forma pacífica e ininterrumpida, desde tiempo preexistente al estado nacional en relación al inmueble ubicado sobre la ruta 40 km 4306”.
Para su sentencia, el juez tuvo en cuenta “la verosimilitud del derecho que surge de manera expresa de la norma (arts. 1 y 2 de la ley 26.160), que ordena la suspensión de ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras que ocupan las comunidades indígenas originarias del país y el peligro en la demora que se manifiesta en la posibilidad cierta de desalojo en el inmueble objeto del presente juicio”.
Desde andhes celebramos esta resolución, porque significa -en el terreno de lo práctico- que la Comunidad pueda dormir en paz, sabiendo que no corre riesgo de ser desalojada de su propio territorio hasta tanto se reconozca su condición de verdaderos propietarios de la tierra que ocupan ancestralmente.
Además, y al mismo tiempo, resulta un logro democrático que el Poder Judicial Provincial venía negando sistemáticamente a nuestras comunidades, puesto que el reconocimiento de la Comunidad India Quilmes como parte en el conflicto, en este caso con la denominada “comunidad” Aráoz Hnos, le da a la Comunidad la garantía democrática de defenderse con todo el derecho que le asiste.

Ingrese su búsqueda y presione enter.
EnglishFrançaisDeutschEspañol