Cárcel común para Albornoz y De Cándido, responsables de Delitos de Lesa Humanidad cometidos en la ex Jefatura

Así lo decidió el Tribunal Oral Federal de Tucumán. En tanto, Luciano Benjamín Menéndez fue condenado a Prisión Perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua por torturas, privación ilegítima de la libertad y homicidio agravado por alevosía. Sin embargo, el TOF difirió el pronunciamiento sobre la modalidad del cumplimiento de la pena para la etapa de ejecución. Por lo tanto, seguirá en prisión domiciliaria en nuestra provincia, mientras que en Córdoba fue condenado a cárcel común. Carlos De Cándido fue sentenciado a 3 años de prisión por el delito de usurpación. Tanto Roberto “Tuerto” Albornoz como Luis Armando De Cándido fueron trasladados al penal de Villa Urquiza. Desde andhes celebraron las resoluciones del Tribunal.

El 16 de febrero comenzó en Tucumán el juicio por delitos de Lesa Humanidad cometidos en el Centro Clandestino de Detención, Jefatura de Policía. Comenzaron siendo juzgados siete represores por secuestros, torturas, homicidios cometidos contra 22 víctimas. Sin embargo, sólo cuatro fueron finalmente condenados. Los represores Mario Albino Zimmerman y Alberto Luis Cattáneo murieron el 4 de marzo y el 25 de mayo respectivamente; mientras que el represor Antonio Domingo Bussi fue separado en virtud de su estado de salud.
Así, de los imputados, dos fueron condenados a prisión perpetua (Luciano Benjamín Menéndez y Roberto Heriberto Albornoz), uno a 18 años de prisión (Luis Armando De Cándido) y el restante a 3 años (Carlos De Cándido).
Luciano Benjamín Menéndez fue comandante del III Cuerpo del Ejército. En virtud de la responsabilidad que tenía, fue sentenciado a prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua por la comisión de los delitos de violación de domicilio en concurso ideal con el delito de privación ilegítima de la libertad agravada, privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos agravada, torturas seguida de muerte, homicidio agravado por alevosía, con el fin de lograr impunidad y por el concurso premeditado de dos o más partícipes, calificándolos como delitos de lesa humanidad.
Roberto Heriberto Albornoz, represor conocido como el “Tuerto”, comisario (r) de la Policía fue jefe del Servicio Informaciones Confidenciales -inteligencia- durante el primer tramo de la dictadura. El SIC fue el sector encargado de realizar seguimientos a las posibles víctimas, secuestrarlas, trasladarlas a la Jefatura y realizar los interrogatorios –con torturas incluidas-.
Por eso, fue condenado prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua por ser coautor material penalmente responsable de la comisión del delito de asociación ilícita en calidad de organizador, por ser autor material penalmente responsable de delitos de violación de domicilio en concurso ideal con los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, imposición de tormentos agravada, torturas seguida de muerte, homicidio agravado por alevosía, con el fin de lograr impunidad y por el concurso premeditado de dos o más partícipes calificándolos como delitos de lesa humanidad.
Luis Armando De Cándido fue policía e integrante del SIC. Fue sentenciado a dieciocho años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua por ser coautor material penalmente responsable de la comisión del delito de asociación ilícita agravada, autor material penalmente responsable del delito de violación del domicilio de calle Chacabuco N° 476/478, en concurso ideal con los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, torturas seguida de muerte calificados como delitos de lesa humanidad.
Carlos De Cándido, hermano de Luis Armando, ex policía provincial, fue condenado a tres años de prisión de ejecución condicional por ser autor material penalmente responsable de la comisión del delito de usurpación del inmueble de calle Jujuy N° 1062 de San Miguel de Tucumán, de propiedad de Rolando Coronel calificándolo como delito de lesa humanidad.

A Villa Urquiza

Los querellantes habían coincidido en su pedido de que la modalidad de cumplimiento de las penas impuestas a los represores sea en cárcel común. Era el eje central por donde pasaban las consignas de los organismos de Derechos Humanos.
Por eso, fue grande la satisfacción cuando el Tribunal Oral Federal anunció la revocación de la prisión domiciliaria de la que gozaba hasta la fecha Roberto Heriberto Albornoz, ordenando su inmediato traslado y alojamiento en la unidad penitenciaria de Villa Urquiza y disponer la inmediata detención en prisión preventiva de Luis Armando Ce Cándido, ordenando su traslado y alojamiento en la unidad penitenciaria de Villa Urquiza.
Al mismo tiempo, el TOF decidió diferir el pronunciamiento sobre la forma de cumplimiento de la pena de prisión impuesta a Menéndez para la etapa de ejecución, manteniéndose hasta esa instancia la modalidad de cumplimiento de la prisión preventiva vigente en autos (o sea, prisión domiciliaria); disponiéndose la custodia de la Policía Federal, prohibición de salir del país y de ausentarse de la jurisdicción sin autorización del Tribunal.
La lectura de los fundamentos de la sentencia será el lunes 23 de Agosto a horas 9,00.

Ingrese su búsqueda y presione enter.
EnglishFrançaisDeutschEspañol