A 42 años de la Noche de los Lápices: más peligrosos que nunca

“Las órdenes de detención fueron libradas por el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y llevaban las firmas de Fernández y del coronel Ricardo Eugenio Campoamor, jefe del Destacamento de Inteligencia 101. En todos los casos, se les asignó grado de peligrosidad mínimo a los estudiantes.”

 

¿Peligrosidad mínima?

 

Yo me paro frente a les jóvenes y termino con piel de gallina; esos días que salimos de las escuelas son noches sin dormir. Tienen armas peligrosas, tienen mucho cuerpo para poner en la lucha, tienen voz para gritar más fuerte que cualquiera, tienen la capacidad para hacer alboroto en cuestión de segundos; a las maestras ciruelas esto no les gusta. Yo creo que el lío es solo una capacidad de les jóvenes porque quedarse sentades y tranquiles sin hacer nada cuando algo molesta es muy de gente grande. Rompen la tranquilidad y las charlas banales de cualquier sobremesa familiar. Tienen la fuerza para ir siempre más adelante y hacer que todo pueda visualizarse en cuestiones de segundos en un vivo de Instagram. Tienen la picardía y el juego para que la vida sea más divertida. Tienen la risa y la carcajada que se escucha en todos lados, pero también las lágrimas sin represión para ser mostradas en donde sea. Tienen la valentía para luchar por lo que no les parece justo, tienen el corazón abierto para ponerse del otro lado y entender que las peleas por los derechos son colectivas.

 

Pablo Díaz (sobreviviente de la noche de los lápices) dijo en una entrevista “Los besos públicos, por ejemplo, son espectaculares. Ves a los adolescentes besándose en la plaza, a los adultos no. Sin los besos públicos se rompe la sensibilidad social, se rompen el amor, la solidaridad y la libertad.”

 

Elles serán quienes van a seguir contando la historia y van a hacer que la lista de “nunca más” sea interminable porque no van a permitir que nadie les saque sus derechos. Nos miran con sus caras de “Flaca, ¿De qué me vas a querer a venir dar cátedra a mí?” Y tienen que saber que es al revés, nosotres no vamos a enseñar nada, elles son lo más peligroso porque te enseñan todo, porque sus preguntas vuelan más alto que el suelo que pisamos. Elles tienen herramientas y armas muy peligrosas, son la lucha, son la política, son la fuerza de las calles hoy.

 

Fernández y Campoamor, por favor corrija esas órdenes.

 

Texto de Camila Alonso

 

Ingrese su búsqueda y presione enter.
Share
EnglishFrançaisDeutschEspañol