La organización de derechos humanos se presentó como querellante ante la Fiscalía de Instrucción de 10ª nominación, en el marco de la causa de Ayelén Gómez, la joven trans asesinada el pasado 12 de agosto, en circunstancias que aún se desconocen.

Desde la ONG comentaron la importancia de que la Justicia investigue su muerte de manera efectiva e imparcial, tal como lo señala la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tomando en cuenta la posible existencia de motivaciones basadas en prejuicios, para lo cual se vuelve indispensable que las investigaciones estén libres de estereotipos relacionados con la identidad de género de la víctima.

“A pesar de los avances en Argentina, la población trans y travesti sigue siendo objeto de graves hechos de violencia en nuestro país, donde su esperanza de vida se encuentra entre los 30 y 35 años de edad, y para quienes se presentan obstáculos estructurales en el disfrute de derechos como el acceso a la justica, la identidad o a una vida libre de violencia”, remarcó Mariana Paterlini, coordinadora del Área de Género y DDHH de la organización.

En este mismo sentido, Pablo Gargiulo, de la Línea de Defensa de la ONG, recordó la importancia de respetar la identidad de género autopercibida por la joven y, de acuerdo con la Ley 26.743 de Identidad de Género, solicitó en el escrito que Ayelén Gómez sea mencionada por este nombre en todos los trámites de la causa. Asimismo, de acuerdo con el art. 80 del Código Penal Argentino, modificado por la Ley Nª26.791 (2012), que en su inciso cuarto menciona a aquellos crímenes hacia personas por su identidad género como agravante de los delitos tipificados como homicidios, se incluyó explícitamente el pedido de no descartar la existencia de un delito de odio y agotar las vías de investigación tendientes acreditar o no la existencia de un TRANSFEMICIDIO basado en violencia de género u orientación sexual.

 

Finalmente, Ana Laura Lobo Stegmayer, Directora Ejecutiva de la organización señaló que “desde ANDHES esperamos que se haga justicia en el caso de Ayelén, ya que representaría un paso importante de reparación hacia unos de los colectivos históricamente más vulnerado en Argentina, donde solo en 2016 se registran al menos 31 crímenes de odio contra integrantes de la comunidad LGBT, según los datos del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT”.